ACCIDENTES


Reanimación Cardiopulmonar


En las situaciones anteriores hemos citado frecuentemente la posibilidad que el niño accidentado presente un paro respiratorio o cardiorespiratorio. Éste se define no sólo como la detención total de los movimientos respiratorios y latido cardíaco, sino también condiciones de movimientos respiratorios y cardíacos que por su baja frecuencia o deficiente calidad no son suficientes para mantener la vida por mucho tiempo. Así una respiración débil y entrecortada y un pulso de baja frecuencia se definen y tratan como paro cardiorespiratorio.


El paro cardiorespiratorio (PCR) en niños, es causado más frecuentemente por falta de oxígeno en la sangre, a diferencia del adulto, en quien las arritmias cardíacas son la causa habitual.


La mayoría de los PCR ocurren en niños menores de 1 año con enfermedades respiratorias graves (bronconeumonías, bronquitis, laringitis obstructiva, etc.), síndrome de muerte súbita y accidentes de la infancia (asfixia por inmersión, traumatismo encéfalocraneano, sofocación por cuerpo extraño, etc.)


La prevención del paro cardiorespiratorio, se dirigirá a la detección y corrección rápida de estas enfermedades o accidentes, evitar la falta de oxígeno y el transporte inmediato del niño afectado al centro asistencial más cercano. Sin embargo, si el paro cardiorespiratorio se produce, la persona a cargo del niño debe estar capacitada para realizar las maniobras básicas de reanimación, mientras se traslada al niño para su atención por personal experto.


Una idea de la importancia de la reanimación cardiopulmonar básica la ilustra el ejemplo, que entre dos niños que sufren asfixia por inmersión en iguales condiciones de edad, tiempo de inmersión, trayecto al Servicio de Urgencia, etc., el que no recibe reanimación cardiopulmonar al lado de la piscina, si se salva, quedará con daño cerebral importante. Aquel que sí la recibe, probablemente se salvará con su cerebro indemne.


Las Asociaciones Norteamericanas de Cardiología y Pediatría han desarrollado un sistema sencillo de reanimación cardiopulmonar basado en nemotecnias que ayudan a recordar los pasos a seguir y maniobras elementales, fáciles de realizar y aprender, que detallamos a continuación:


Reanimación cardiopulmonar básica. (RCPB)


Son las medidas elementales para la mantención de la vida, mientras se transporta al niño a un servicio médico que cuente con personal y equipo apropiado para la reanimación avanzada o definitiva. Estas medidas no requieren conocimientos profundos ni instrumental médico, sino sencillos conocimientos y la decisión de llevarlos a cabo. Cualquier persona puede aprender esta técnica, muchas veces salvadora, en las emergencias mencionadas.


Un buen botiquín de primeros auxilios, guardado en un lugar de fácil acceso, es una necesidad en todos los hogares. 


Tenerlo todo preparado con antelación le ayudará a afrontar cualquier urgencia médica sin perder tiempo. Debe tener un botiquín de primeros auxilios en casa y en cada coche. Asegúrese también de llevarlo consigo cuando vaya de vacaciones con su familia.


Elija una bolsa o maletín para llevar los artículos sanitarios que sea espacioso, resistente, fácil de trasportar y de fácil apertura. Las cajas de plástico duro con asas o los recipientes que se utilizan para guardar materiales de artes plásticas son ideales, porque son ligeros, tienen asas y son muy espaciosos.


En cada botiquín incluya los siguientes elementos:


    * un manual de primeros auxilios

    * gasa estéril

    * esparadrapo (cinta adhesiva)

    * vendas adhesivas de distintos tamaños

    * vendas elásticas

    * toallitas antisépticas

    * jabón

    * crema antibiótica (pomada de antibiótico triple)

    * solución antiséptica (como peróxido de hidrógeno)

    * crema de hidrocortisona (al 1%)

    * acetaminofen (paracetamol) (como Tylenol) e ibuprofeno (como Advil o Motrin)

    * los medicamentos habituales de venta con receta médica (si se va de vacaciones con su familia)

    * unas pinzas

    * una tijeras afiladas

    * imperdibles (alfileres de gancho)

    * bolsas de frío instantáneo desechables

    * loción de calamina

    * toallitas impregnadas de alcohol

    * un termómetro

    * guantes de plástico (por lo menos 2 pares)

    * una linterna con pilas de repuesto

    * una mascarilla de reanimación cardiopulmonar (la puede obtener en la sede local de la Cruz Roja)

      su lista de teléfonos de emergencia

    * una sábana (guardada cerca del botiquín)


Una vez haya completado el botiquín de primeros auxilios:


    * Léase el manual de primeros auxilios entero para que sepa cómo utilizar el contenido del botiquín. (Si sus hijos son los bastante mayores para entenderlo, repase con ellos el manual.)

    * Guarde el botiquín de primeros auxilios en un lugar que esté fuera del alcance y la vista de los niños pero que sea de fácil acceso para un adulto.

    * Revise regularmente el botiquín y reponga los artículos o medicamentos gastados o caducados.