QUERES HIJOS SANOS?

 

”Para fomentar la educación nutricional hay que hacer hincapié, desde todos los sectores, en la importancia de que los chicos aprendan a elegir los alimentos y a comer mejor“.

 

Enséñale  hábitos saludables desde la niñez y con el ejemplo…

 

Especialistas en nutrición destacan la importancia de que los chicos aprendan a elegir los alimentos y a comer mejor. Aseguran que de manera creativa, pueden incluirse verduras y frutas en la dieta.

 

Como prioridades, el mantenimiento de la figura y la prevención del sobrepeso son dos cuestiones centrales.

 

Sin embargo, la preocupación de los especialistas en nutrición de toda América Latina pasan por las herramientas para enfrentar dos de los principales problemas de la región: el sobrepeso y la obesidad por un lado, y la desnutrición por el otro.

 

Las frutas, una opción ideal para incorporar en el desayuno

 

Por eso es tan importante trabajar desde "temprano", entendiendo este concepto como la necesidad de informar y formar a los chicos sobre las ventajas de una alimentación saludable y equilibrada que les va a permitir no sólo evitar el sobrepeso y la obesidad; sino también y fundamentalmente prevenir, a futuro, las enfermedades asociadas entre las que se encuentran la diabetes, la hipertensión, el síndrome metabólico y los accidentes cerebro vasculares.

 

Las primeras consideraciones importantes tienen que ver con la disponibilidad y la creatividad. Ante la excesiva oferta de golosinas y comida rápida (empanadas, hamburguesas, chocolates, caramelos, pororó y helados, por citar sólo algunos) y "comida basura o chatarra" que tienen disponibles lo más chicos, la mejor herramienta es el balance.

 

Para eso, cuando los niños están en casa -y siempre contando con el ejemplo de los padres- es recomendable optar por platos más saludables que incorporen de manera creativa, atractiva y "divertida" verduras y frutas. La clave está en el color y las formas.

 

Igualmente, vale aclarar que por la necesidad de dar el ejemplo aunque también debido a la indiscutible importancia que tiene cuidar la alimentación en todas las etapas de la vida, los adultos también deben estar atentos a qué alimentos eligen y cómo y en qué cantidades los consumen.

 

Enfoque actual

A diferencia de épocas anteriores en las cuales el eje de la nutrición estaba prácticamente cercenado al tratamiento de las diferentes afecciones, hoy por hoy está puesto en la educación para la adhesión a hábitos alimentarios saludables que contribuyan a prevenir afecciones.

 

La mejor forma de ingerir todo el calcio necesario es tomar desde la infancia hasta la madurez alimentos que lo contengan en gran cantidad. La leche y los productos lácteos, como el yogur, el queso y otros postres elaborados a base de leche, constituyen la principal fuente de calcio en la dieta de la mayoría de la gente.

 

Pero existen otros alimentos que lo contienen en grandes proporciones, como algunos frutos secos, las verduras, el pan integral y los alimentos enriquecidos en calcio. Al igual que una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad contribuye a desarrollar la masa y la densidad de los huesos durante los años de crecimiento. La actividad física sigue siendo muy importante después, ya que una vida sedentaria aumenta el riesgo de padecer osteoporosis.

 

 

Relacionado con el campo de la educación, en los últimos años se han dado a conocer diversos estudios en los cuales se enfatiza la importancia de incorporar frutas y verduras en las comidas pero no sólo en el almuerzo o la cena -para la cual son más aptas las verduras-, sino también en el desayuno o la merienda, comidas igualmente importantes y momentos ideales para tomar, por ejemplo, un jugo de naranja,mburukuya o pomelo o bien disfrutar de un plato mamòn,de frutillas, mangos, kiwis, bananas, melón o sandía, por citar solo algunas.

 

"Las personas que contaban con concentraciones más altas de vitamina C en sangre, presentaron 42 por ciento menos de riesgo de tener un accidente cerebro vascular (ACV). Pero eso no significa que haya que comenzar a ingerir complementos para impedir esta condición; sino simplemente que optando por una dieta con mayor cantidad de frutas de diferentes colores y sabores se puede prevenir enfermedades", señalaron los responsables de una investigación recientemente presentada en la publicación American Journal of Clinical Nutrition.

 

En cuanto al desayuno hay varias opciones disponibles: lo más recomendable es prepararle a los chicos -y hacerse el tiempo para disfrutar junto a ellos- un café con leche caliente acompañado por tostadas , yogures, quesos magros y  cereales.

 

Tampoco hay que olvidar la necesidad de cumplir con un plan que cubra las seis comida diarias: desayuno, almuerzo, merienda, cena y dos colaciones; una entre el desayuno y el almuerzo, y otra entre la merienda y la cena.